Somos Paco y Mamen y en 1997 comenzamos a elaborar por primera vez nuestro chocolate, en un pequeño obrador en Quel, pueblo situado en el Valle  del Cidacos de La Rioja.

Desde el primer momento que decidimos montar nuestro obrador, sabíamos que la tarea que teníamos por delante no sería fácil. Con mucho empeño y esfuerzo, asistimos a varios cursos y formaciones para aprender a trabajar bien el chocolate. Teníamos ganas de ofrecer un producto distinto a nuestros clientes y que al degustarlo fuera tan agradable y exquisito al paladar que hiciera sentir un placer de dioses.

 

Han pasado varios años y hemos sacado nuevos productos, pero seguimos elaborándolos con la misma ilusión, siempre con el mejor cacao y las materias primas más suculentas. Sentimos verdadera pasión por el chocolate, por eso gracias a nuestros clientes seguimos haciendo lo que nos gusta y podemos continuar ofreciendo un producto de calidad, a un precio asequible.

 

Tenemos el premio otorgado por el Gobierno de La Rioja como empresa de Comercio Excelente y tras pasar varias auditorias, también estamos incluidos en el registro de Artesanía de La Rioja (inscritos con los números 30 y 111), un sello que premia nuestra calidad y el de muchas empresas artesanas.